El abc de los tatuajes peneanos

 

Existen consideraciones previas cuando uno decide tratar el fascinante y vasto mundo de los tatuajes genitales, más concretamente aquellos dedicados a engalanar aquel órgano singular de la masculinidad como lo es el pene (o como nos referiremos aquí: la verga). Primero que nada, hay que afrontar que no es un tema recluido, escabroso o minúsculo (a pesar de que su objeto de estudio en ocasiones reúna alguna o todas esas características) sino un tópico de brillo y distinción, comparable en complejidad y profundidad al estudio de la física teórica o la antropología comparada. Habiendo establecido su alcance e importancia nos afrontamos a la difícil tarea de tratarlo en un brevísimo artículo que no puede suponer justicia alguna al tema, pero sin embargo y, a pesar de ello creemos que iluminará la mente de los lectores sobre diferentes aspectos de la historia de la codificación y expresión del cuerpo humano (lienzo vivo) y muy probablemente (esperamos) despierte la avidez por conocer más del tema.

El formato del siguiente artículo tomará como hilo conductor diferentes notas de interés sobre la historia del tatuaje verguil, organizadas llevando un orden alfabético, que si bien peca de demasiado aleatorio (y carece de un marco teórico estricto) habrá de resaltar puntos clave. En ocasiones centrados alrededor de diferentes culturas, mismas que le adentrarán así sea de manera somera, en el terrible y vbello mundo que es objeto de nuestro estudio interdisciplinario.

-Dr. Albrecht Pachtli

-Dr. K.R.L.X.D.R.S.

A

Alfa-alfa. La primera letra del alfabeto griego, origen y proyección de todas las cosas. Una vez repetida simboliza al hombre según reconoce Tarsinio en su obra “La ciudad“. Aplicada a botánica significa algo diferente: una planta herbácea de la familia leguminosae que da flores delicadas de color lavanda y que puede ser preparada en una rica bebida conocida como agua-de-alfalfa. Según ha revelado nuestra investigación, en los pueblos algonquinos algunos augurios auspician aumentos artificiosos en la aplicación de la alfalfa como sustancia propiciadora del acto sexual, de adivinación del futuro y como (lo que nos interesa aquí) colorante de tinta de tatuaje y relajador del órgano en cuestión, es decir la verga. También conocida como berija, y conocida en lengua chicksaw como chapchap, según se cree por el sonido que realiza cuando se encuentra en la repetida embestida sexual. Así que ahora conoces, querido lector una planta común que posee características medicinales para cuando tu gladius requiera atención (urticareas, ronchas, dolores, sangrados y demás).

 

 

****Espere querido lector, las nuevas entradas que se irán publicando en su blog favorito para saber más de éste campo tan interesante e inexplorado de la tatuología genital.

 

4ff8841028ba0d464600006e_sinagoga-mezquita-iglesia-a-rba-wienstroer-architektur-stadtplanung_110bj20100522d4267-530x353

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s